Buscar
  • tejidohumanocorp

LA VIDA COMO SUJETO DE DERECHOS

Lo que inició como un mandato divino inscrito en el libro que da cuerpo a las tres más importantes religiones monoteístas en el planeta y que durante miles de años ha sido aplicado a rajatabla, tiene al borde de la desaparición esta mágica pulsión llamada vida en el planeta tierra.

Dios creó al hombre a la mujer “Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla”. Y aquí vamos, multiplicándonos con prisa y sin pausa, sojuzgando la tierra para poder alimentarnos, arrasando la base de la vida para poder elaborar cosas que no necesitamos y que adquirimos con prisa y sin ansias como si al no tenerlas se nos fuera la vida. Y aun así se nos está yendo la vida.

No obstante, con mucha pausa y con poca prisa hemos ido entendiendo que la vida es sujeto de derechos.


Primero fueron los derechos humanos


Tuvieron que pasar miles de años, miles de millones de muertos y dos guerras de alcance global para que entendiéramos que entre los humanos no éramos tan distintos uno de otro. Que el distinto también era un ser humano, que quien piensa distinto a mí tiene los mismos derechos que yo, que usted, que todos. No deja de ser desesperanzador pensar que entre el mandato divino y entender el carácter universal de los derechos humanos hayan tenido que pasar miles y miles de años, porque ¿acaso la divinidad no nos creó a su imagen y semejanza?


Luego le asignamos derechos a los animales.


Desde 1998 -cincuenta años después de la declaración universal de los derechos humanos- todos los 10 de diciembre recordamos al mundo que los animales también son sujetos de derechos. Acaso porque hayamos tenido que tardarnos todo este tiempo para entender que no somos tan distintos de los animales; acaso para entender que somos animales también; acaso para darnos cuenta de que sentir, amar o sufrir no son exclusivos de los humanos. Acaso sea porque por fin estamos empezando a reflexionar globalmente y en esa reflexión vemos y sentimos el sufrimiento animal. Acaso, tristemente, ya sea demasiado tarde.


Poco a poco el turno es para los ecosistemas.


¿Y qué podrá ser de los humanos y los animales cargados de derechos si no tenemos un hogar digno dónde vivir? Poco a poco y en los tribunales de justicia en algunos países los ecosistemas también han ido ganando el status de sujetos de derechos, en un momento en que la exponencial sobreproducción de bienes y servicios y la destrucción de los ecosistemas son la constante; en un momento en que el agua entra ya a cotizar en las bolsas de valores del mundo, ya no como un bien vital esencial sino un bien comercial mercadeable.


Que el epílogo sea el principio esperanza.


Es justamente en un momento tan oscuro como este que debemos mantener el principio esperanza. Es la obligación y el compromiso de quienes tenemos el privilegio de aún poder reflexionar sobre el destino planetario trabajar incansablemente en la recuperación de un milagro de la vida llamado planeta tierra. Es nuestro deber seguir soñando un mundo mejor.


Fernando Ramírez Díaz

Biólogo MSc, en Biología Vegetal

Director del programa Patitas en Movimiento de la Corporación Tejido Humano

Fundador de Turismo Con-ciencia.

22 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Llámanos: + 57 315 8993013

  • corporaciontejidohumano
  • @corporaciontejidohumano
  • @CorTejidoHumano