Buscar
  • Tejido Humano

Epidemia de psicópatas sueltos y enmascarados

Por Germán Estrada Mariño

Ps. Cl. Psicoanalista Psicoterapeuta



Las personas que hacen daño a los animales, personas y a la sociedad sistemáticamente poseen rasgos antisociales, algunos de estos sujetos incluso padecen el trastorno antisocial de la personalidad conocido como psicopatía.

Los rasgos antisociales se caracterizan por el daño sistemático a animales propiedad privada u otras personas. El individuo con trastorno antisocial de la personalidad, carece además de una capacidad de experimentar empatía entendida como la capacidad para ponerse en el lugar del otro y de reflexionar acerca de las propias cogniciones (pensamientos) , sobre las propias emociones como la ira y sobre los comportamientos como los comportamientos mediados por la ira el enojo excesivo o la “rabia” que los lleva perder parcial o totalmente el control de impulsos.

El individuo con trastorno antisocial de la personalidad es además incapaz ( lo cual lo hace un trastorno muy grave y de mucho cuidado) de sentir remordimiento experimentar piedad y por ende de inhibir sus impulsos agresivos por incapacidad de reflexionar sobre sus actos y sentir arrepentimiento, remordimiento y culpa, esto lo lleva a pasar por encima de los derechos de los otros representados en animales o personas y de la propiedad privada dañando , objetos, invadiendo propiedad privada, robando si les es posible o lesionando personas o animales ya que para este individuo no existen límites debido a que posee unos impulsos agresivos (latentes o inconscientes ) que canaliza en odio resentimiento y necesidad de dañar compulsiva (pulsión a la repetición en psicoanálisis).

Muchos de los individuos con trastorno antisocial de la personalidad fueron víctimas de maltrato severo, abandono, rechazo o tortura en la infancia y ello condiciono la instauración de impulsos agresivos que al no poder defenderse o devolverse al agresor se desplazan (encaminan o direccionan) hacia otros objetos (personas, animales, cosas etc.). Por ello, muchos de los individuos con trastorno antisocial de la personalidad crecen con un gran resentimiento que canalizan en una sociedad que consideran amenazante y hostil y en la cual, por carencias afectivas ,no confían , sin poder sentir confianza profunda por nadie ya que no esperan nada bueno de nadie ( sentimientos inconscientes de merecer solo cosas malas) de manera que antes que alguien les pase por encima ellos están dispuestos a pasar por encima de todos todas o de quien se interponga en su camino de maldad crueldad odio y resentimiento excesivos. Desarrollan por ello relaciones superficiales centradas en el placer y la utilización instrumental del otro de quien siempre esperan recibir algo y si dan algo de si será solo como forma de manipulación para luego satisfacer sus propios intereses muchas veces enmascarados en una falsa empatía amabilidad o carisma interpersonal que disfraza sus verdaderas y perversas intenciones.

Los individuos con trastorno antisocial en su mayoría han sufrido un daño en la corteza orbitofrontal del cerebro y en los centros de regulación emocional de regulación, juicio mental y premeditación de sus conductas como producto del maltrato infantil y las excesivas carencias infantiles que sufrieron en la infancia como el presenciar violencia intrafamiliar severa o ser severamente abandonados humillados y vulnerados en sus derechos más fundamentales. No resulta entonces una coincidencia clínica que es la violación a los derechos de otros lo que les obsesiona y en ultimas motiva y moviliza ( inconscientemente ) , ya que así como sus cuidadores no tuvieron límites ni piedad con ellos, ellos no los tendrán en el futuro con una sociedad que consideran más que un hogar , un entorno saludable ,lleno de oportunidades potencialidades , fuentes de afecto o un entorno saludable y gratificante, una amenaza y una farsa en la cual no creen y por eso mienten sistemáticamente ya que asumen, implícitamente, que todo lo que sucede es maldad y manipulación por bueno que parezca. Su capacidad de confiar, de dar, de recibir sin suspicacias y en ultimas de amar, fue anulada, para ellos todo lo bueno de otros y en consecuencia de sí mismos (egocentrismo) es manipulación, engaño fachadas y apariencias lo cual les hace paranoica y defensivamente desconfiados asumiendo que los demás siempre esconden intenciones ocultas por buenos que parezcan o sean.

En consecuencia, los individuos con TAP poseen rasgos narcisistas y paranoides y son proyectivamente hostiles ya que detestan a las personas bondadosas debido a que ven (sesgadamente) en los demás las intenciones ocultas que ellos mismos esconden pero que jamás son capaces de reconocer en sí, proyectándolas entonces, como mecanismo de defensa (percibiéndolas y observándolas minuciosamente) en los demás.

Cuando se encuentran entonces con personas malvadas realmente en donde pueden confirmar sus prejuicios paranoides se instaura el sesgo confirmatorio que cierra el círculo vicioso que retroalimenta su psicopatía. En conclusión, un psicópata suelto termina reforzado la psicopatía de otros y viceversa.

Los individuos con TAP poseen un conflicto con la figura paterna, figura que resulta amenazante lesiva o rechazante por esa razón el conflicto con la norma es el factor predominante en este trastorno de personalidad de manera que el rechazo al padre está representado en el rechazo a la norma misma, a las reglas las leyes y en ultimas a todas las figuras de autoridad frente a las cuales no se interiorizo desde la infancia misma respeto, admiración, ni mucho menos, vínculo emocional alguno.

El trastorno antisocial puede diagnosticarse desde los 18 años y el disocial desde los 15 edad desde la cual ya es posible observar un patrón de daño a la propiedad, de premeditación de “maldades”, de tortura y de animales o personas premeditada y frente a la cual el individuo adolescente o adulto con este trastorno siente placer satisfacción y necesidad de descarga de sus impulsos agresivos (goce). Ese goce insaciable hará que el individuo con trastorno antisocial no se inhiba jamás y que busque el refuerzo (placer) que les genera el daño a terceros y el sufrimiento de los mismos, de los cuales se alimenta siniestramente su trastorno, pero también sus impulsos una y otra vez incesantemente.

En los sistemas penales acusatorios de países desarrollados los jueces y fiscales pueden ordenar practicar peritajes psicológicos forenses a los individuos con conductas sospecha de trastorno antisocial a través de valoraciones psicológicas con entrevista y pruebas psicológicas validadas científicamente que descarten o confirmen un trastorno de personalidad. Los dictámenes que el clínico o el forense entregue entonces al fiscal, al juez o a la defensa de la víctima, se usan entonces comúnmente en esos países, como material probatorio que permitirá establecer una condena, por ejemplo de cadena perpetua ya que el peritaje psicológico al confirmar la presencia del trastorno puede concluir que el individuo representa un verdadero peligro para la sociedad por lo cual no es recomendable penas o sentencias que lo pongan de nuevo en las calles , la detención domiciliaria o beneficios de excarcelación, ya que la probabilidad de reincidencia del delito es alta.

Por ello en los países con muchos recursos en los sistemas de salud y judiciales muchos de estos psicópatas cuando han sido diagnosticados debidamente terminan en un sanatorio u hospital mental que les dará tratamiento integral y no solo en la cárcel como única opción. En las cárceles colombianas por las condiciones mismas de las mismas se puede incluso reforzar los rasgos antisociales ya que desde ellas mismas se delinque y el sistema con escasez de recursos es a a veces tan ineficiente que la impunidad y la reincidencia se retroalimentan como fenómenos a través del mismo.

Desafortunadamente para los trastornos de personalidad como para las enfermados físicas de carácter crónico como la diabetes, no existe una cura total ya que los patrones de personalidad tienden a permanecer en el individuo a lo largo de su vida. Sin embargo una combinación de tratamiento con psicofármacos como los antipsicóticos, los ansiolíticos que ayudan a inhibir impulsos agresivos a través del acompañamiento de psiquiatría y de psicoterapia continua profunda y que lleve a que el individuo sane resignifique y se haga, en algún nivel, reflexivo sobre la naturaleza, la causa de su desorden , la reflexión de sus acciones y el impacto de las mismas como un circulo que solo cierra su propio circulo autodestructivo con el acompañamiento del terapeuta lo cual constituye la esperanza de lograr un buen pronóstico. Desafortunadamente el sistema penal acusatorio colombiano y la ineficiencia de nuestro sistema judicial hace que los psicópatas estén sueltos en su mayoría y en especial los más inteligentes ya que cuando el infante nace inteligente y luego se convierte en psicópata utilizara toda su inteligencia para servir a sus perversos intereses y con ellos engañar, manipular, victimizarse y evadir la ley sistemáticamente.

Tenemos pues psicópatas en todos los escenarios, en la política en la religión, en las empresas donde algunos directivos se comportan como psicópatas organizacionales y aunque no asesinen experimentan el mismo placer con el dolor ajeno que un asesino serial o un genocida satisfaciendo sus intereses.

Las variables genéticas de los trastornos de personalidad se salen de las manos de la ciencia y nuestro control por parte de quienes buscamos ayudar a construir una sociedad más justa y mejor , sin embargo si el psicópata se gesta en una infancia traumática y maltratante el papel de la crianza y la familia es fundamental para prevenir en adolescentes y en esos futuros adultos que constituyen el porvenir y la esperanza de la sociedad, que se formen seres humanos útiles para su familia, su comunidad su país y toda la sociedad sedienta de buenas personas que contribuyan al bienestar animal, al bienestar ambiental , al bienestar de los demás y de toda la sociedad.

¿Estás en casa, entonces con cada acción dedicada como arquitecto de la personalidad de tus hijos, instauras amor u odio en sus corazones y sus consciencias? ¿Gestas un ser lleno de amor o gestas un psicópata?

Ese mismo amor u odio que das en casa será luego el amor que él o ella le dará al mundo, no subestimes entonces tu rol.

Por último para tener más elementos de juicio y evidenciar esto en casos para enriquecer el análisis, los invito a ver la película apta para entendimiento de cualquier persona “el efecto mariposa” y en ella analizar reflexivamente observando el caso del niño abusado y maltratado por su padre quien gesta un psicópata y reflexionar en casa sobre la misma . Película Apta para padres y ver con mayores de 15 años.


Les adjunto los criterios diagnósticos para el trastorno antisocial de la personalidad (psicopatía)


CRITERIOS DIAGNOSTICOS PARA EL TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD ANTISOCIAL –DSMV (APA , 2016, QUINTA REVISION DEL MANUAL DIAGNOSTICO Y ETADISTICO DE LOS TRASTRONOS MENTALES)

301.7 (F60.2)A. Patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás, que se produce desde los 15 años de edad, y que se manifiesta por tres (o más) de los hechos siguientes:1. Incumplimiento de las normas sociales respecto a los comportamientos legales, que se manifiesta por actuaciones repetidas que son motivo de detención.2. Engaño, que se manifiesta por mentiras repetidas, utilización de alias o estafa para provecho o placer personal.3. Impulsividad o fracaso para planear con antelación.4. Irritabilidad y agresividad, que se manifiesta por peleas o agresiones físicas repetidas.5. Desatención imprudente de la seguridad propia o de los demás.6. Irresponsabilidad constante, que se manifiesta por la incapacidad repetida de mantener un comportamiento laboral coherente o cumplir con las obligaciones económicas. 7. Ausencia de remordimiento, que se manifiesta con indiferencia o racionalización del hecho de haber herido, maltratado o robado a alguien.

B. El individuo tiene como mínimo 18 años.

C. Existen evidencias de la presencia de un trastorno de la conducta con inicio antes de los 15 años.

D. El comportamiento antisocial no se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia o de un trastorno bipolar.

21 vistas

Llámanos: + 57 315 8993013

  • Instagram
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon